Go Back
Imprimir Receta
5 de 2 votos

Queso curado de anacardos vegano

Tiempo de preparación10 d
Tiempo de cocción2 min
Tiempo de fermentación1 d
Tiempo total10 d 2 min
Raciones: 1 queso
Autor: Tamara

Ingredientes

  • 200 gramos de anacardos crudos
  • 3 cápsulas de probióticos acidophilus
  • Sal (Sin yodo)
  • Agua (Mineral, filtrada o reposada)

Utensilios

  • Gasa quesera o gasa grande con agujero pequeño
  • Colador
  • Rejilla
  • Batidora

Elaboración paso a paso

  • En primer lugar, remojaremos los anacardos durante toda la noche o 8 horas. Si no tenemos agua mineral o filtrada en casa meteremos en este momento un vaso de agua a la nevera para que se evapore el cloro y no mate los probióticos al día siguiente.
  • Al día siguiente, disolvemos el interior de las cápsulas de probióticos acidophilus en un poquito de agua.
  • Retiramos el agua de los anacardos remojados y añadimos los probióticos y el agua. La idea es usar el mínimo agua posible, dependiendo de la fuerza de nuestra batidora. Como mi batidora es bastante potente con un cuarto de vaso en mi caso es suficiente, puedes añadir más. La regla es usar la mínima posible para conseguir una masa uniforme. Trituramos bien hasta que no haya granulos.
  • Añadimos la mezcla a la gasa, la cerraremos con un nudo y la dejaremos a temperatura ambiente con peso encima o colgada para que elimine el exceso de liquido y los probióticos fermenten el queso.
  • Lo dejaremos fermentar entre 24-30 horas. A mayor temperatura antes fermentará por lo que hay que vigilar que no se pase y quede demasiado ácido. El olor nos va a guiar muy bien para saber cuando esta fermentado.
  • En este momento la masa debe ser como requesón y tiene que poderse manipular y darle forma con facilidad. Es el momento de añadir la sal, sin yodo para que no mate nuestros probióticos.
  • Le daremos forma y lo meteremos en la nevera con la gasa limpia por debajo ya que todavía no tendrá consistencia y sobre recipiente con rejilla pero destapado para que empiece a curar.
  • Durante los próximos 10 dias le iremos dando la vuelta cada día para que vaya quedando uniforme. Después de 3-4 días podremos retirar la gasa y posarlo sobre la rejilla ya que ya tendrá consistencia suficiente. 
  • A partir del día 10 ya se podrá comer, combina a la perfección sobre una tostada con dátiles o mermelada de fresa casera. ¡Delicioso!

Notas

Tips:

-La higiene es extremadamente importante en todo el proceso. Es muy recomendable usar guantes para manipular la masa y el queso para evitar que se contamine.
-Para evitar que se nos contamine el queso, es muy recomendable hervir 2 minutos los anacardos tras el remojo. Antes de añadirle los probióticos los remojaremos con agua para enfriarlos y no matar las bacterias por exceso de calor.
-En caso de agrietarse, podemos hidratar sus superficie pincelando con un poco de aceite de oliva.
-Debemos introducirlo en la parte menos fría de la nevera, normalmente la parte superior.
-A los 10 días el queso debería tener una costra fina pero uniforme y su interior es cremoso. Si nos gusta más durito podemos dejarlo secar hasta un mes sin ningún problema.
-Esto es un queso básico, luego podemos adaptarlo a nuestro gusto, rebozándolo en pimentón, en frutas deshidratadas, en pimienta, en tomillo o en lo que se os ocurra.